lunes, 30 de marzo de 2009

A veces me pasa que uno ideas y datos sueltos en unos minutos, en base a un dilema que surge (no importa si es mío o no, sino un dilema en sí).

Hoy estuve pensando en un momento en que no había distracciones para mí. 

Me acordé de un cd que me había prestado una amiga, hace un par de años. Un audiolibro, creo que le dicen. Era un tipo de voz profunda el que relataba diferentes historias, todas breves, pero con un mensaje sencillo de captar, y como si no fuese suficiente, hasta hacía un breve análisis sobre el mismo.

Pero recordé uno que hablaba sobre un zorro, . Bah, en realidad, no me acuerdo bien, pero creo que sí, que era un zorro.

Atacaba al criado de conejos de un campesino de por ahí, y malograba las cosechas. 

Tuvo la mala suerte de caer en una trampa para osos (creo que se llama así el dispositivo que parece una boca de metal). La pata le quedó atrapada ahí, con los dientes incrustándosele en la carne. 

Me había dejado muy impresionada la descripción detallada del dolor de la pata del zorro. La sangre derramada, el miedo y la angustia.

El zorro sabría que vendría el campesino pronto, a darle muerte. Los minutos y las horas se mezclaron, y la sangre no cesaba de brotar. El zorro oyó el relincho del caballo del campesino. Era la hora.

Tenía dos opciones: esperar la muerte. O huir.

Cuando el campesino llegó, escopeta en mano, sólo encontró una trampa cerrada en torno a una pata de zorro, llena de sangre. 

Ahí lo tienen. El zorro valoró su vida. Se arrancó la pata, sí, pero siguió vivo. 

Y he aquí mi conclusión. A veces hay que arrancarnos aquello que nos lastima, todo eso que nos dificulta progresar. Aunque nos duela, porque, después de eso, hay cosas realmente importantes.

Todo esto surge en base a una persona, que, espero que cuando lea esto, sepa que se lo digo a ella, con todo el afecto que le tengo, porque ella es igual que yo, piensa con el corazón y no con la cabeza. Y sé que es muy inteligente.

Espero que este mensaje le haya llegado, porque sólo quiero lo mejor para ella. 

Porque te quiero, y no te quiero ver mal, mami.

2 se hacen la paja con este post:

Molly Jones dijo...

Ay, me dolió imaginarlo.
Con respecto a los domingos, sí..debería hacer algo constructivo, así al menos no son inservibles como hasta ahora.

Sabrii dijo...

Muchas gracias hijita ^^
Me llegó el mensaje, y voy a hacer lo posible por no sufrir más.
Te adoro, mucho mucho. Contá conmigo para lo que sea ^^

Besotes

Sabrii, mamá.