Ay, Norita...

miércoles, 3 de junio de 2009

Nora, vendedora: —Bueno, Andre, ¿qué talle querés? Por favor, no me digas 85 porque te pego...
Yo: —Peroperopero... u.u 85, Nora.
Nora, vendedora: —¿QUÈEEE?
Yo: —¡Bueeeno! Crezco de altura nomás... ¿Qué culpa tengo yo? T_T
Nora: —Bueno, nena, nena. Corpiño ya está, entonces. ¿Camisetas me dijiste? 
Yo: —Ajam. Ya sabés lo que me gusta. Venga.
Nora: —¡Más vale, nena! Mirá, esto te va a encantar. Mi hija se lo probó el otro día, no sabés qué lindo le quedaba.
Yo: —A ver...
(me lo pruebo. Me queda bien de largo, pero grande en la parte que casi llega a las caderas, y en el pecho u.u)
Nora (luego de verme): —Ay... no... Mi hija lo llenaba más.
Yo: —¡Tu hija tenía con qué llenarlo! Gracias por terminar con los restos de mi dignidad y mi autoestima, Nora u.u

0 se hacen la paja con este post: